domingo, 18 de noviembre de 2007

Inusitado descubrimiento...

En vano podrán las nubes
que se ciernen sobre mí
borrar la resplandeciente
luz del día.


En vano intentará la noche
ocultar, con su negro manto
falto de luna y de estrellas,
mi alegría.


En vano intentarán robarme
esto que me hacía tanta falta;
en vano, cuando estoy
convencida de que quedan
razones todavía.


En vano podrá la melancolía
cubrirme con sus nostálgicos
recuerdos, matar mis sueños
y cubrirlos de espinas.


En vano,
porque acabo de descubrir
un remedio
infalible…

¡Estoy viva!

DG.

8 comentarios:

rotsenexx dijo...

menudo descubrimiento que haran vanos los intentos de la pesadumbre e inutiles los brazos de la incertidumbre que no podra abrazarte entre el el viento...a esto le llamo un cielo perdido, descubierto para mantenerlo encendido. feliz fin fin de semana

Solsticio dijo...

Tan preciosa sensación,
y tan elocuente exlicación.

Me encantó...

Besos

Poéticamente Insurrecto dijo...

"... sin embargo todo esto supe tarde, pues caía, y no hay brazo que te sostenta, cuando no te sostienes con la propia vida".

Me hiciste acordar a eso, que escribí hace muuuucho tiempo.

Gracias por pasar a visitar, y una hermosura entrar y leer algo tan positivo. Buena manera de empezar la semana.

Gaviota dijo...

Rotsenexx: Gracias, es un cielo recuperado nuevamente... aunque a veces uno no se da cuenta de lo que tiene. Te amo!!!

Solsticio: Un sincero: Gracias =)

Poeticamente insurrecto: Me saben ricas tus palabras de hace tiempo, es una alegría cuando uno despierta y descubre que a pesar de q las heridas siguen ahí uno todavía puede respirar, reír, llorar, etc... tantas cosas!

Gracias por sus comments!

Lord Azazel dijo...

Que bueno es recordarlo de vez en cuando, y tan necesario a la vez...

Saludos Gaviota

Graciela dijo...

... y afortunadamente queda tanto por vivir!!!

*AntagoniSta* dijo...

Destilás vida gaviotilla!!

Hermoso tu manifiesto, hermoso.

Gaviota dijo...

Lord Azazel: es infinatemente necesario, sino nos pasamos todo el tiempo quejándonos.

Graciela: si, eso nos hace muy afortunados. Uno nunca sabe qué nos sorprenderá después.

Antagonista: gracias =).