martes, 5 de febrero de 2008

En donde a la autora se le priva de su ya único recurso...

Róbame una lágrima,
la última lágrima
de esta noche
que se ha dibujado
en nuestra historia.
.
La última lágrima
que nos ofrendo,
la última
que saldrá de estos
dos ojos ya tan secos.
.
Cansados,
de sorprenderse
ante cosas
que ya no sorprenden,
y sin embargo
no se borra la sorpresa
aún
de perderte.
.
Róbame
la última lágrima,
ella viajará
por tierras áridas,
por caminos tortuosos,
buscará el refugio
existente entre tus brazos
y al no hallarlo
puede que regrese a mís ojos.
.
Pero,
regresará otra
con una parte de fe perdida
y otra reencontrada.
.
Róbame
una lágrima,
así como antes
te pedía que me robaras
un beso.
.
Hoy róbame
esa lágrima
que escribe
nuestro adiós
sin necesidad
de palabras.
.

DG.

6 comentarios:

Gaviota dijo...

Y vaya que yo no sé de donde salió tanta inspiráción...
...o tal vez puede que lo sepa.

=) Saludos a todos!

Mar y Sol(a veces tenue y otras no) dijo...

Ah yo creo que sí lo sabes...
Un beso y q se vaya no mas..

Poéticamente Insurrecto dijo...

Bueno, si al irse la lágrima, también se lleva algo del dolor, bienvenida sea esa partida.

Gracias por tu visita y tus palabras, como siempre!

*AntagoniSta* dijo...

Pero qué triste! aunque eso no quita la belleza de tus versos.

Un besote Gaviotilla :)

MaaRrcO Robles. dijo...

que buen texto!!
hay mucho dolor en el pero mucha emotividad...

saludos

Lord Azazel dijo...

Nena, viene triste la cosa por aquí... deja que se lleve, las lagrimas, el dolor y todo...

Saludos