jueves, 20 de marzo de 2008

Quiero compartirles esto:

"Hay dos clases de sucesos infaustos: los evitables y los inevitables. No debemos tener miedo de los primeros, puesto que podemos vencerlos y, en cuanto a los segundos, al efectuarse traerán consigo su propio anestésico. Antes de herirnos, su aguijón nos parece muy agudo. Cuando nos hiere, como nos inyecta al propio tiempo su narcótico, lo encontramos soportable. Por eso no conviene preocuparnos de los inevitables dolores futuros: su previsión es más penosa que su realidad, porque la naturaleza no está aún preparada para recibirlos".


Amado Nervo.

3 comentarios:

saudade dijo...

Está bien saberlo...

Gaviota dijo...

Gaviota: Sí, a veces se nos olvida.

Angela Teresa Grigera dijo...

Muy buena elección en este texto Gaviotita, es para reflexionar, y como va el mundo nos olvidamos demasido de hacerlo y vivimos casi sin pensar.

un besote

anngiels