jueves, 16 de octubre de 2008

ZEn

Hola, cómo están?
Ahora sí, regreso a contarles del campamento Zen. La onda estuvo así, desde hace tiempo me interesa el Budismo y la meditación, pero no había tenido la oportunidad de acercarme realmente a la práctica.
Este semestre llevamos una materia que se llama "Corrientes Alternativas" y pues teniamos que elegir una que nos gustara, había Yoga, Tantra, Constelaciones, Acupuntura, etc... y pues aprovechando, elegí Meditación Zen.
Les contaré a grandes rasgos del campamento, fui con 2 amigos más y una compañera de la Universidad, y pues ya llegamos... al principo era desalentador... nopales x acá, nopales x allá... y no llegaba nadie más.
No sabiamos a quién preguntarle nada... así que lo mejor que pudimos hacer fue acaparar un cuarto y dejar las cosas. Y estuvimos esperando, esperando y esperando... (no sé si eso era parte de la dinámica del campamento para fomentarnos cierta paciencia) y también fuimos a dar una vuelta por los alrededores.
Total, a eso de las qué serían??? las 8, 9, llegaron los que faltaban y luego luego, nos fuimos a meditar... así sin más...
Eso de la meditación zen es todo un rollo, debes de estar concentrado en tu propio cuerpo, la mirada, la postura, contando del 1 al 10 y del 10 al 1... y en la respiración. Si se te duerme un pie, no deberias moverte.
Esto maneja el supuesto de que los seres humanos siempre evitamos el dolor, nos duele algo, nos afecta algo y lo evitamos o hacemos algo para calmarlo rápidamente y el Zen es para crear fortaleza, para no sólo sentir la alegría, sino también del sufrimiento y aprender de él.
Bueno, según el maestro, nos tuvo meditando 40 minutos, 20 caminamos y otros 20 meditamos... yo no concibo la idea de que me la pasé tanto tiempo en silencio...
Bueno, después fue la fogata, estuvo muy divertida, contaron muchos chistes las otras personas que iban con nosotros.
Y ya, a dormir... nos costó mucho dormir... y todo para que a las 6 am nos despertaran a meditar otra vez... ahí si fue infernal... porque el clima estaba helado... y mientras amanecía, la temperatura descendía... la verdad no me pude concentrar. Después, antes de ir a desayunar, nos repartieron las tareas, unos cocinamos y lavabos platos, y a otros los pusieron a trabajar en el jardín y cosas así.
Después presenciamos una clase de arco llamada Kyudo. Y después no recuerdo... jaja. Ah no, antes nos llevaron a recorrer las instalaciones.
Ya para finalizar nos llevaron al temazcal, nunca habia estado en uno, al principio da miedo... pero se siente bien rico el vapor, claro demasiado calor, y lo admito, al final creí que no iba a sobrevivir, ya quería salir gritando jaja.
La mejor parte de todo el campamento fue el masaje, sí, al final hubo un super masaje. Estuvo de lujo la verdad... me quitaron mi dolor de cuello por el estrés.
En realidad me habría llevado más en relatarles esto, pero les dejo unas fotografías, para que conozcan más o menos cómo era el lugar.
Me faltó sacar una de las arañitas hermosas que habían por ahí (notese el sarcasmo, I don't like spiders).
Saludos Saturnianos!
Los nopales.

Creo que se llama "Luna" nos acompañó a pasear, en la fogata, comío pan de trigo con nosotros... etc.

El jardín Zen, visto desde el cuarto donde nos quedamos.

El salón donde meditábamos.

El cuarto donde pasamos la noche.

DG.

2 comentarios:

Magic dijo...

Vaya... suena muy interesante ese campamento. La verdad es que nunca he asistido a uno, pero por lo que cuentas, debe ser muy provechoso :)

Saludos!

Alatriste dijo...

Espero que disfrutaras de la experiencia. Siempre es bueno aprender. Sea de lo que sea. Besos.