jueves, 11 de diciembre de 2008

Testigos
















Las estrellas se van solas
se esconden en algún sitio
desistiendo de ser vistas
por nosotros dos.
.
Sin embargo, ellas lo saben...
te vieron y me vieron
robándonos instantes
de una felicidad que no era nuestra.
.
La luna tampoco se ve,
una nube gris opaca
su blancura,
su luz...
.
Ella también fue testigo,
de un deseo cumplido
en un tiempo y un espacio
que ya no eran míos...
.
Ahora estoy pagando la cuenta,
¿cuánto necesitaré?
¿5, 10... 100... 10,000 o
infinitas lágrimas sin fe?.
DG.


7 comentarios:

Rogelius dijo...

Eres la vida, sabes! No eres tu quien debe derramar lagrimas. Este es el inicio del regreso.

J. eMe. dijo...

PRECIOSO GAVIOTA. VITAL E ÍNTIMO.

UN BESO

Damalis dijo...

Cuesta caro ciertos momentos de felicidad. Me encantó.

Alatriste dijo...

Yo quiero ser testigo de que estés bien, de que seas feliz y de que encuentres lo que buscas. Cargo con tus penas con mucho gusto y en lo que pueda ayudarte, ya sabes donde me tienes. Me alegró saber que estabas mejor. Feliz Navidad y cuídate mucho. Besos.

gotitas de amor dijo...

La vida siempre se encarga de pasar la boleta por aquellas felicidades desbordadas!!!
A veces se aga caro...otra son un verdaero regalo...
Un beso primaveral

gotitas de amor dijo...

Haaa olvide decirte!!! Lindo cambiooo!!! me encanto!

Will dijo...

Hace rato que no leia poesia.
Te dejo un abrazo.
Chaito!