jueves, 20 de junio de 2013

Revelación


Esta noche cuando cierre el libro
reposará levemente 
sobre mí pecho,
que desboca su cauce
y te acompaña en suave parpadeo.

Son tuyas
la luna,
las constelaciones,
los soles del brillo
de tus ojos;
es mío,
tu recuerdo,
(se difumina
a la vez que crece).

Apago la luz,
te sueño.

Me duele
saber la verdad
ahora que resides 
en otra galaxia.

Al menos espero
lograr confundirme
en tu pensamiento,
tras la forma del cielo
o en un abrazo
que aligere
todo el peso
de lo que siento.

DG.



1 comentario:

Mery Larrinua dijo...

Hermosos, suaves, inspiradores versos!
un abrazo