jueves, 1 de noviembre de 2007

...


Y así
fue,
un día te
miré,
al otro te
soñé,
y
después,
no había
fuerza
ni
poder
que me
ayudasen
a
olvidarte,
a
arrancarte
de mi
ser.
Así
fue.
DG.

2 comentarios:

Vanys dijo...

Es un ida y vuelta no?
Decimos adios, ya nunca más..y de pronto nuestra debilidad nos presenta una mala pasada...eso que fue y no logramos olvidar.

Besotes.

Poéticamente Insurrecto dijo...

Siempre parece quedar algo por decir, sin haber dicho... y es siempre vuelve en las noches a torturar.