sábado, 29 de marzo de 2008

Más allá de las costillas...

Déjame que te cuente de mi cobardía,
que ella te describa
diáfana, oculta
y triste,
sobre las cosas
no hechas
que se derraman en nuestra historia.


Déjame que conserve un soplo de vida
entre mis dedos,
que me revivan cada una de esas veces
en que mis ojos te ven y no te olvidan,
en que mi boca no recuerda cómo se habla
y donde mi corazón se siente ínfimo
para cargar con este sentimiento
tan infinito.

Déjame que te cuente al oído
las noches en que pensando en ti
me he desvelado,
cuántos planes en la vigilia he elaborado
y cómo se disuelven cuando te acercas,
cuando te veo
y lo comprendo
“Jamás estarás a mi lado”
(no te tocarán estos brazos).

Déjame que te escriba
sobre esta cobardía que nos atrapa,
que no nos deja, no nos libera…
nos aleja…
y sobre este sentir que nos acerca.

Me sorprendo,
de descubrirme todavía
conservando la alegría de saberte.

Ya no importa,
ya no importa ni el que diga –ya no importa,
porque hoy he decidido reírme de ese olvido
que para mí desde hace tanto que no existe,
no me importa esperarlo eternamente,
sé que no vendrá por tu recuerdo.

Y tampoco me censuraré en estas letras,
nunca he censurado lo que escribo
porque viene de los senderos más remotos
en donde mi alma, herida pero viva
te cuenta lo que siente
y sabe
que si no lo dice cómo es
se miente a sí misma.

Ya no importa,
ni siquiera me importa qué tan tarde se nos ha hecho,
ni qué tan temprano han terminado las cosas,
no importa,
porque cuando te miro
me descubro,
me sé,
y siento…


Me recuerdas,
que vivo.

Ya no importa
porqué extraño
o porqué amo
lo que me es completamente
desconocido.

Lo único que importa
es que me lástima
me hiere,
me mata
y me sepulta,
sólo para amanecer con media vida
sonriendo sin sentirlo
y llorando sin llorar por completo.

Eso es lo que importa,
lo que me duele más allá de las costillas,
es cómo una enfermedad
que me mata y alimenta.

Esto de amarte y no amarte,
esto de extrañarte y al mismo tiempo
desear no verte más, nunca más,
esto de buscar el olvido por todas partes
y sin embargo, soñar contigo…

Es lo que importa,
me confunde, me lastima,
te confunde y me lastima.

Y ya no importa
desde hace cuánto lo he sabido
o desde hace cuánto se ha hecho
indispensable apelar al olvido…

Ojalá lo vendieran en alguna parte,
si no el olvido, a menos el valor,
para hablarte u olvidarte.

De una vez…
Pero,
¿Por qué?

Sí,
¿Por qué me dueles
aún, si yo no te conozco?

Y,
¿Por qué me dueles
si ya nos ha engullido
con crueldad
el avanzar del tiempo?


DG.


(Te disuelves como en un sueño, porque me supe incapaz y cuando me supe capaz, se nos fue el instante)

11 comentarios:

Magic dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Magic dijo...

Precioso, sencillamente precioso el poema. Gaviota, no sé que rayos, pero este poema refleja todo lo que vengo sintiendo desde hacía algún tiempo. No hay nada que no concuerde.
A mí también me pasa, qué triste es el dolor que no debería existir, por el hecho de no tener sentido (¿como enamorarse de un desconocido?). Al menos a mí, me reconforta algunas veces saber que a estas alturas, muy poco importa.
No sé, es todo un enredo. Sólo espero que tarde o temprano la vida sonría por completo, tú no?
Tratar de olvidar solo inspira más dolor.

magic

FABIAN de mar del plata dijo...

Me he programado en vano para olvidar, pero a la vuelta de mis sueños la encuentro una vez, y otra vez.Y a veces la encuentro en mi casa.
El "no poder olvidar" debe ser uno de los sucesos infaustos INEVITABLES que menciona Amado Nervo.Así que no debería preocuparme...

Te venía sobrevolando desde hace un tiempo.Hoy me decidí a aterrizar.

Me gusta lo que escribís

Mar y Sol(a veces tenue y otras no) dijo...

El olvido poblado de recuerdos...esos fantasmas al acecho desde cualquier rincón...
Qué tema no?
Un abrazo!

rotsenexx dijo...

Nadie va a adivinar como cala,
pero en un futuro incierto quizas lo sientan...amargo trago de la botella del dolor,nena,mi amor...un abrazo es la compania de tus suspiros.te mando uno

llur fren foreber,nexx.lobiu

Martín Balbuena dijo...

Cada vez escribes mejor...felicitaciones...postea más seguido y que la inspiración te visité tan seguido como ahora. Un beso

Artemisa dijo...

Oh!! que poesía tan bonita... cuantos sentimientos... pero que triste :(

Sigue escribiendo! ;)

Besos

Vanyz dijo...

Eso de amar lo desconocido...dulce trampa.
Bs.

Gaviota dijo...

Magic. Y es que finalmente por más que "conozcas" a la persona, es totalmente desconocida. Sí, yo creo que más que intentar olvidar, es intentar caminar...

Fabian del mar de plata. Jejeje, grax, me séntí alabada con que decidieran aterrizar aquí. Te visitaré, pronto, lo prometo.

Mar y sol. Yo sólo espero que esos fantasmas no me encierren.

Rotsenexx. Tú siempre lo comprendes todo... gracias, te amo!

Martín Balbuena. Gracias, aunque no creo que escriba mejor... simplemente había una inspiración muy poderosa en mi camino. A mi me gusta visitarlos =( pero la escuela no deja tiempo pa nada.

Artemisa. Es triste... pero al mismo tiempo es verdadera... la verdad a vcs creo q es así. Gracias =)

Vanyz. Agregaré algo... dulce y amarga trampa.

Gracias a cada uno de uds por visitar a esta escritora grosera que no pasa a visitarlos, ni les contesta los comentarios rápidamente. =)
Saludos saturnianos!

rotsenexx dijo...

http://anotherfloorinmymind.blogspot.com

Angela Teresa Grigera dijo...

Olvidar no es facil, porque nunca se olvida nada totalmente, desde que se inventó la palabra recuerdo el olvido no existe, solo se diluyen los recuerdos, se hacen mas sutiles, se van quedando lejanos pero siempre están, y si es olvidar un amor es más dificil. Cuando el amor pasa y uno recuerda aún se siente la daga clavada, quizás duela menos pero el ardor queda.
Un besito

anngiels