sábado, 8 de octubre de 2011

Per-amanecer


Bailo al compás de tu sangre,
quiero beber de tu aliento dulcísimo,
que me habla de mundos perdidos
de tanto por hacer.

Reencontrar contigo el camino de antaño,
tomar tu mano cual fiel peregrino
-ferviente-
que no deja de creer.

Albergo sonrisas en tu nombre;
se ha transfigurado mi ruta;
era un camino de sierpes y de olvido,
hoy es un cuento fantástico
que irradia vida y fe.

Por cada poro me traspasas,
penetras en cada espacio de mi ser;
me vas robando por pedazos,
completamente me vuelco en ti.

Quiero caminar contigo,
tomar tu mano,
sentir cada día la textura de tu piel;
saber por ti,
que vivo,

tener la certeza
y la incertidumbre conmigo;
saberte,
-sé que muchas veces no te sabré-.

Sin embargo
pertenecer,
permanecer.

DG.





2 comentarios:

Clarita dijo...

Hermosos versos como siempre y con la maravillosa canción de Fernando Delgadillo...
Me alegro de volver y ver que tienes un maravilloso pre-amanecer.
Defruta de ese reencuentro de esa mano al borde del camino...

Un besote, cuídate mucho

mi dijo...

Me has robado por pedazos...Perfecto! Me encanta como escribís, ya te lo he dicho y te lo seguiré diciendo...