viernes, 4 de enero de 2008

Finalizando-nos


Me temo

que en esta historia

ya llegamos a los puntos

suspensivos

tan eternos

e infinitos.


Me temo

que estamos en ese pozo

que un día tuvo agua clara

pero hoy contiene

pura agua turbia y estancada.


Me temo

que estamos suspendidos

en ese párrafo

de aquella historia

donde el autor no sabe

si continuarla

o dejarla.


Me temo

que estamos parados en

un signo de admiración

después de haber muerto

tan violentamente

y hallarnos vivos.


Me temo

que estamos volando

los cielos perdidos

de antaño,

y que estamos volando

no por amor,

sino por mero optimismo.


Me temo

que si yo no lo escribo

hoy,

mañana

no sé si me atreveré

a hacerlo

o decirlo...


Y todavía

me temo

que después de terminar

comencemos

otro nuevo capitulo.


DG


(...al menos espero que si ese capitulo llega, sea un mejor capitulo.)

4 comentarios:

Poéticamente Insurrecto dijo...

Me tomo el atrevimiento de decir, que en tus letras pesa la carga de lo que Nietzsche llamó "el eterno retorno"... probaste alguna vez con saltar al vacío de lo completamente nuevo?

Al menos por la experiencia sensible, solo sabemos que se vive una vez.

Martín Balbuena dijo...

El poema me cayó a pelo...a ver hasta cuando seguimos en puntos suspensivos. Saludos...

saudade dijo...

Qué letras maravillosas.
Gracias por pasarte, te añado a los enlaces :).

Un beso!

Gaviota dijo...

Poeticamente insurrecto: Si lo probé, pero al parecer hay vicios que nunca acaban. GRacias =)

Martín Balbuena: gracias por tu paso x aquí... y no sé, los puntos suspensivos duran hasta que al menos uno de los dos decida poner el punto final (.)... pero a que es bien dificil...

Saudade: GRacias, lo mismo digo sobre ti, tus letras son maravillosas.