jueves, 21 de abril de 2011

La Cuestión

La pregunta obligada.

La remota pregunta obligada.

Tan dicha,
tan hecha
de agua,
serpientes
y sal.

Atraviesa el puente
de esta,
mi espera inexplicable;
y dame tu mano
toca
mis dedos
con tus dedos;
dame tu mano,
acércala
de este,
mi lado
del puente.

Camina hacia acá.

Nada tengo,
nada debo,
soy un saco de arena
y agua de mar.

Camina hacia acá.

Tus pasos
(mi escuchar dichoso)
exagerados,
me uniré a tus pasos
universales,
en todo este infinito
terco de palabras.

Y mi obligada respuesta
se hace escuchar,
remotamente,
se hace escuchar.

-Entre un eco sonoro de:
lanzas al aire,
tormenta
y azar.

DG.

4 comentarios:

Adolfo Payés dijo...

Tan bien escritos tus versos.. Bravo amiga..

Un abrazo
Saludos fraternos..

Que disfrutes la semana...

Epimeteo dijo...

Muy bonito Gaviota..

Camina hacia acá!!
(No es tan fácil, pedir eso)

Salduos

Damalis dijo...

me encantó tu poema. Simple, interpretable, adaptable, armonioso.

Lord_of_illusion dijo...

Princesa Gaviota, hoy por hoy tu poesía sigue siendo esa magia inmensa, tus versos nos colman de arte las pupilas y tus suaves palabras nos devuelven ese sentido necesario para completar el día.
Siempre un gusto y un honor posar mis pupilas errantes sobre sus hermosas fronteras de cielos abiertos, observarla al vuelo siempre es un deleite simplemente inevitable.

THE LORD